domingo, 16 de mayo de 2010

Los Efectos Inmediatos del Rapto de la Iglesia


Estamos viviendo tiempos que son como una “montaña rusa” eventos proféticos. Todos los días vemos ante nuestros ojos cumplirse lo que el Señor nos advirtió en Mateo 24:6-7: “Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares”. Los dolores de parto están aquí, y cada vez serán más fuertes y más recurrentes.

Para los que creemos en el arrebatamiento de la iglesia (arrebatados viene del griego harpazo, y del latín rapturo) somos conscientes de que estamos en los postreros días de la gracia. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:17). Sin embargo, ¿se ha puesto usted a meditar detenidamente sobre lo que ocurrirá después de que todas las personas que estén vivas en ese glorioso momento sean tomadas por el Señor en un abrir y cerrar de ojos?


Algunos efectos inmediatos del rapto de la iglesia serán: accidentes de tráfico por doquier es el primer efecto visible de este gran acontecimiento mundial; aviones y avionetas cayendo estrepitosamente desde los aires; sin embargo para que esto ocurra es necesario que todos en la cabina del piloto sean creyentes, lo que resta mucha probabilidad de ocurrencia por lo que ésta idea puede suceder pero en una menor escala.

Sin embargo, se ha puesto usted a analizar sobre el efecto emocional y psicológico inmediato, por mencionar una, que causará sobre aquellas personas que perdieron a sus esposas, esposos e hijos. Cuántas personas con negocios propios, dinero invertido, personas con asuntos que atender, personas comprometidas en ayudar y asistir a los demás, etc., abandonarán todo creando un estado de anarquía total, derrumbando las estructuras económicas, sociales y políticas en que se sostienen las sociedades. Caídas en la producción, caída general de los precios (deflación), caída de la demanda efectiva. El efecto en cuestión de horas o días será el colapso de los mercados bursátiles, los mercados internacionales, los mercado de bienes y servicios de los países, los mercados inmobiliarios, etc., en otras palabras el colapso de la economía global.

Se ha puesto usted a pensar, ¿qué efecto traería el rapto de la iglesia sobre las mujeres en estado de embarazo? Sabía usted que una vida en gestación es una vida que le pertenece al Señor; no solamente son los niños en edad de inocencia los que pertenecen a Dios, sino los niños en gestación. ¿Qué ocurrirá cuando una madre vea desaparecer de su vientre a su hijo(a) que tanto está esperando? El efecto psicológico inmediato será la locura con capacidad de matar a alguien. ¿Quiénes no se darán abasto en esos días? Pues los psicólogos y psiquiatras.

Pero mientras el mundo se contrae preguntándose qué ocurrió miles de millones de personas alrededor del mundo, el efecto más nefasto será con aquellos que un día conocieron la Verdad y la desecharon, regresando a los placeres del mundo. Los dejados atrás que tuvieron una relación con el Señor Jesús irán a reclamar a las iglesias del por qué se quedaron. Aquellos pastores, líderes, maestros, profetas y apóstoles dejados atrás serán los injuriados, calumniados y rápidamente asesinados por no predicarles sobre el pecado, el arrepentimiento, la gracia, la Cruz de Cristo, la santidad, la Sangre del Cordero, etc.

El efecto inmediato del rapto de la iglesia de Cristo, amigo y amiga mía es que el Espíritu Santo que mora en nuestros corazones se irá con nosotros. Entonces la pregunta es: ¿a dónde irá usted?, ¿a quién acudirá?, ¿quién le hablará del Cordero que quita el pecado del mundo?, ¿quién le profetizará?, ¿quién lo consolará?, ¿quién le dará paz a su alma? A falta de consolación, la desesperación inundará las mentes y los corazones de las personas. Hablarán de paz y seguridad, pero no habrá paz en los corazones. Hablarán de mejores días por venir, pero las personas se suicidarán. La falsa paz vendrá cuando aquel inicuo, aquel hombre de perdición aparezca para controlar las mentes de todas las personas.

Amigo y amiga, usted que lee estas líneas, le quiero decir que podríamos escribir un libro sobre los efectos inmediatos del rapto de la iglesia de Jesucristo, pero mi interés es advertirle que Cristo Jesús le ama, y se entregó a sí mismo por usted. El no desea que usted pase por ese tiempo de angustia y terror. Cristo Jesús quiere que usted tenga una relación íntima con Él. Una relación que lo hará una nueva persona; una persona diferente; una persona totalmente transformada y renovada. Cristo quiere salvarlo, más aún Él quiere vivir con usted y conmigo también. ¿Por qué no le abre su corazón al Señor Jesús hoy mismo antes que sea demasiado tarde?

El Señor cumple sus promesas, todas están escritas en Su Palabra. El no retarda su venida, sino que Cristo Jesús está esperando que usted se decida por Él ahora mismo (2 Pedro 3:9). El Señor Jesús es paciente; si lo fue conmigo para recibirme en sus brazos de nuevo, lo va a hacer con usted también. Es mi profundo deseo que, si usted está apartado del Señor Jesús, o si está atravesando por pruebas y aflicciones que le hacen dudar de su fe y amor en Cristo Jesús, se rinda hoy mismo a los pies de Cristo Jesús. No sea un espectador de los efectos del rapto de la iglesia; sea un participante del rapto de la iglesia de Cristo. Amén.

Si es así debe saber que la palabra de Dios, La Biblia dice en Romanos capitulo 10 versículos 9 y 10 "que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación."

Le invito a hacer una corta oracion en voz alta y con todo tu corazon, asi:

Señor Jesús,

En este momento reconozco que soy pecador y que te he fallado, creo que Cristo murió por mí y que su sangre preciosa me limpia de todo mi pecado. Por fe, en éste momento te recibo en mi corazón como mi único, y suficiente Salvador personal, confiando que tu me darás la salvación de mi alma. Ayúdame Señor a hacer Tu voluntad cada Día. Te pido que escribas mi nombre en el libro de la vida para cuando tu me llames yo pueda responder. Te doy gracias en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.


Si hiciste esta oración, te felicito, has tomado la mejor decision de tu vida, ahora te invito a que leas la Biblia y te congregues en una iglesia de sana doctrina para que crescas espiritualmente.


Raúl Alberto Mata Jaén

No hay comentarios:

descripción Radio Online

Escucha esta radio con Winamp/iTunes
Escucha esta radio con Windows Media Player

subir imagenes Compartir